Los peores bailes de bodas que hayas visto nunca

Introducción

En la mayoría de las bodas, la música y el baile son una parte clave de la celebración. Todos esperamos salir a la pista de baile y divertirnos durante toda la noche. Sin embargo, en ocasiones, algunas personas piensan que pueden mostrar sus habilidades de baile sin percatarse de que no tienen ningún talento. Estos son los casos de los peores bailes de bodas que hayas visto nunca.

Los movimientos incómodos de la abuela

Todos conocemos a esa abuela que, aunque no puede caminar muy bien, todavía cree que puede moverse como una bailarina profesional en la pista de baile. Sus movimientos incómodos se traducen en peores momentos para los demás. No está mal que la abuela quiera disfrutar de la música, pero todos preferiríamos verla sentada y disfrutando del espectáculo en lugar de mostrar sus habilidades de baile.

El niño que se roba el espectáculo

Cuando los niños comienzan a bailar, siempre es divertido ver cómo se divierten en la pista de baile. Sin embargo, a veces un niño en particular decide que quiere robarse literalmente todo el espectáculo. Este niño puede ser el sobrino de la novia o el hijo del mejor amigo del novio. El caso es que este chiquillo se ha aprendido los pasos de baile de YouTube y piensa que es la estrella de la noche. Todos nos reímos, pero a veces es un poco incómodo cuando el niño llama demasiado la atención y no deja a los demás bailar.

La desafortunada pareja de baile

Hay veces en que la pareja de baile simplemente no está en sintonía. Esto puede llevar a una serie de movimientos torpes que pueden ser dolorosos de ver. Uno de los dos puede ser el bailarín hábil, mientras que el otro simplemente se mueve de forma aleatoria. Especialmente si es la primera vez que se ven bailando juntos, puede haber fallos en la comunicación y todo acaba siendo un poco desafortunado y patético.

El borracho desenfrenado

Se trata de uno de los peores casos de baile de bodas, el borracho desenfrenado. Alguien que ha bebido más de lo que debería y ha decidido que es el momento adecuado para mostrar sus habilidades de baile sin importarle el qué dirán. Por lo general, son hombres que creen que es divertido «bailar» de forma violenta o incluso poco segura, llegando a molestar a algunas mujeres en la pista. Por lo general, se les quita rápidamente el micrófono o se les distrae para evitar que causen demasiados problemas.

La tía que vuelve de los años 80

A veces, alguien decide que la noche de bodas es la oportunidad perfecta para desempolvar esos viejos movimientos de breakdance de su juventud. Esto podría no ser un problema si se tratase de alguien joven, pero la mayoría de las veces es una tía de unos cuarenta años que ha decidido volver a usar ese pantalón de campana y ese peinado de la década de los ochenta. Lo triste es que solo ella lo está disfrutando. El resto de los invitados están apenados por ella y le ruegan que deje los años 80 atrás otra vez.

La pareja que intentó imitar a Dirty Dancing

Hay una razón por la que la escena de baile icónica de Dirty Dancing solo se realiza bien en la película. Es muy difícil realizar esos movimientos tan elegantes sin parecer un desastre total. Sin embargo, hay parejas que deciden que necesitan intentarlo en una boda. Aunque se pueden apreciar sus buenas intenciones, todo el mundo tiene los dedos cruzados para que ninguno de los dos caiga durante el levantamiento. Lo mejor es que simplemente intenten moverse al ritmo de la música sin intentar levantar a nadie.

Conclusiones

Espero que después de leer este artículo, haya aprendido un par de cosas para evitar en la pista de baile en tu próxima boda. Recuerde, la noche de bodas no es el mejor momento para impresionar a nadie con sus habilidades de baile. Manténgase seguro, no haga el ridículo y simplemente trate de disfrutar de la música y de la compañía de sus amigos y familiares. ¡Y sobre todo, diviértanse!