boba.es.

boba.es.

Le eché superglue en el asiento del coche de mi amigo

Hoy os voy a contar una historia que sucedió hace unos años. Una historia que seguro os hará reír y que espero os haga pasar un buen rato.

Cómo empezó todo

Todo comenzó en una noche de fiesta con mis amigos. Nos habíamos reunido para celebrar el cumpleaños de uno de ellos y, como era de esperar, acabamos en una discoteca bailando y bebiendo hasta altas horas de la madrugada.

Cuando llegó la hora de irnos a casa, mi amigo Miguel se ofreció a llevarnos a mí y a otro amigo, Álex, en su coche. No había problema, así que aceptamos encantados.

La jugada maestra

La cosa es que, ya en el coche, a Álex y a mí se nos ocurrió hacer una broma a nuestro amigo Miguel. Estábamos en plan graciosos, y decidimos echarle superglue en el asiento del conductor.

No sé en qué estábamos pensando, pero justo en ese momento nos pareció una genialidad. Así que, mientras Miguel estaba fuera del coche fumándose un cigarro, nosotros aprovechamos para poner en marcha la jugada maestra.

Cuando volvió a su lugar de conductor, no se dio cuenta de nada. Nosotros estábamos intentando contener la risa como podíamos, y él iba tan tranquilo conduciendo su coche.

Las consecuencias

No tardó mucho en darse cuenta de que algo raro pasaba. El asiento no se movía, estaba pegado literalmente a su cuerpo. Empezó a moverse incómodo, intentando buscar una posición más cómoda, pero fue en vano. Su asiento era un elemento fijo, inconmovible.

Álex y yo nos mirábamos de reojo, intentando aguantar la risa. Miguel nos preguntaba qué había pasado, pero nosotros hacíamos como que no teníamos ni idea.

Cuando llegamos a casa, la risa ya nos salía por las esquinas. Al final tuvimos que confesarle lo que habíamos hecho, porque el pobre Miguel estaba muy enfadado.

La reconciliación

Después de unas risas y un poco de charla, todo quedó en una anécdota. Miguel nos perdonó, aunque tardó un poco, pero no podemos negar que fue una broma bastante pesada.

Nunca volvimos a hacer nada parecido, al menos en lo que respecta al coche de nuestro amigo. Pero sin duda, quedó en nuestras memorias como una de las bromas más épicas que hemos hecho en nuestras vidas.

Conclusión

Como veis, lo de echarle superglue en el asiento del coche a nuestro amigo no fue precisamente una idea brillante, pero la verdad es que nos reímos mucho con esa broma. Aunque el resultado no fue el que esperábamos, creo que mereció la pena.

En definitiva, creo que es importante tomarnos la vida con humor y no tomarnos las cosas demasiado en serio. Siempre hay momentos para reírse y disfrutar de la vida junto a nuestros amigos.