La selfie más fea que hayas visto en tu vida

La selfie más fea que hayas visto en tu vida

¿Alguna vez has tomado una selfie y te ha salido mal? Quizás tenías los ojos cerrados, la boca torcida o simplemente no te gustó el resultado. Bueno, déjame decirte que eso es normal y que a todos nos ha pasado. Pero lo que hoy te voy a mostrar no es una selfie mala, no. Es la selfie más fea que hayas visto en tu vida.

¿Estás preparado?

Hace unos días navegando por las redes sociales, me topé con una foto que me dejó sin aliento. Era una selfie de una joven que, según su perfil de Instagram, era influencer de moda y belleza. Pero lo que vi en la foto no tenía nada de moda ni de belleza. Era simplemente horrendo.

En primer lugar, la chica tenía una mueca en el rostro que parecía una mezcla entre dolor y sorpresa. Su boca estaba abierta en un ángulo casi imposible y sus ojos parecían querer salirse de sus órbitas. Además, su piel estaba sudorosa y algo rojiza, como si acabara de correr una maratón. Pero lo peor de todo era el fondo de la foto.

Detrás de la chica se encontraba un baño público en el que se podían ver varios inodoros y urinarios. Sí, lo has leído bien. Una selfie en un baño público. Pero eso no es todo. En el espejo del fondo se reflejaba otra persona, un hombre mayor que parecía estar haciendo sus necesidades en uno de los inodoros.

¿Te puedes imaginar la escena?

La selfie en cuestión se viralizó rápidamente en las redes sociales y se convirtió en objeto de burla y memes. Muchos usuarios comentaron la falta de sentido común de la chica al tomar una foto en un lugar tan poco apropiado. Otros señalaron su mala suerte al encontrarse con el hombre en el baño.

Pero lo que más me llamó la atención de todo esto fue el hecho de que la chica en cuestión no había borrado la foto. Es más, la tenía en su perfil con un montón de comentarios positivos y likes. ¿No se dio cuenta de lo fea que era la selfie? ¿O simplemente no le importó?

Quizás nunca lo sabremos, pero lo que sí podemos afirmar es que esa foto ha pasado a la historia de las selfies más feas de todos los tiempos. Y que nos ha dejado una lección: nunca, pero nunca, te tomes una selfie en un baño público.

Así que ya sabes, si alguna vez te sientes tentado de sacar tu teléfono y tomar una foto en un lugar poco apropiado, piénsalo dos veces. O mejor aún, busca un sitio con mejor iluminación y menos inodoros de por medio. Tu reputación te lo agradecerá.

Conclusión

La selfie más fea que hayas visto en tu vida es un ejemplo de lo que no debemos hacer en las redes sociales. No sólo porque puede ser objeto de burla y críticas, sino porque puede tener consecuencias negativas en nuestra reputación y credibilidad. Así que recuerda, piensa bien antes de tomar una foto y asegúrate de que sea una que te haga sentir orgulloso.