El arte de perder el tiempo: Güevonadas al poder

Introducción

Es muy fácil perder el tiempo, y a veces incluso lo hacemos de forma inconsciente. Pero si lo piensas bien, debería ser considerado todo un arte. La procrastinación, las güevonadas, los momentos en los que simplemente no quieres hacer nada son todos fruto de una habilidad que no todas las personas poseen: la de no preocuparse por el tiempo que se pierde. En este artículo, nos adentraremos en el mundo de las güevonadas y su poder de hacernos sentir mejor.

Cómo llevar a cabo una güevonada

Antes de profundizar en esto, debemos dejar algo claro: la güevonada es una actividad que no tiene ningún propósito, no contribuye a ningún objetivo relevante, aparte de evadir responsabilidades. Para llevar a cabo una güevonada, necesitas tener un grado suficiente de torpeza mental, dejadez y apatía. Es importante que, cuando se esté en el proceso de la güevonada, no pensar en nada que tenga más relevancia. El punto es perder el tiempo. Aquí te damos algunas ideas para tu próximo momento de güevonada.

Mirar al techo

Este es un clásico absoluto. Todos hemos hecho esto cuando no queremos hacer algo, es decir, simplemente acostarnos y mirar al techo sin hacer nada. Sin embargo, hay una manera de hacerlo de forma más efectiva. Intenta concentrarte en la textura del techo, en las formas que se pueden ver, en las sombras que se forman. Observa todo de forma detenida, sin prisa alguna. Esto te ayudará a dejar de centrarte en tus preocupaciones, si las hay.

Hacer dibujos en la arena

Si tienes un jardín, un parque cercano o una playa al alcance, seguramente habrás notado que hay zonas con arena. Si no tienes acceso a una superficie con arena, prueba con la nieve o con la tierra. Este ejercicio se trata de dibujar lo que se te ocurra, sin presión alguna por hacer algo majestuoso. Puede ser una cara, una flor, o incluso una letra, lo importante es darle un sentido a la actividad.

Ver videos de gatos en Youtube

Los videos de gatos en Internet son un clásico en sí mismos, y no por nada. De hecho, varios estudios aseguran que ver videos de gatos puede ser bueno para la salud mental de las personas, ya que reducen los niveles de estrés y de ansiedad. Por lo tanto, tomarte 10 minutos para ver videos de gatitos puede ser una ayuda invalorable para aliviar el estrés del día a día, y además, perder un poco de tiempo.

Abrir la heladera y cerrarla

A todos nos ha pasado esto. Vas a la cocina buscando algo para comer, abres la heladera, miras dentro, y ves que no hay nada que te atraiga. Vuelves a cerrarla, sin haber tomado nada. Lo curioso de este hábito es que en realidad no estás buscando realmente algo que comer. Esta es simplemente una excusa para hacer algo que no tenga que ver con los demás quehaceres de la vida diaria.

Los beneficios de las güevonadas

A este punto, ya te habrás dado cuenta de que las güevonadas no son solo un desgaste de tiempo. De hecho, pueden ser beneficiosas para la salud mental de una persona. Al evadir responsabilidades, nos damos una oportunidad para liberarnos de toda la carga que llevamos, incluso si es por un momento. Además, nos permite ser creativos sin tener que ocuparnos de ningún tipo de resultado o evaluación. También nos ayuda a ver las cosas desde nuevas perspectivas, o quizás simplemente nos ayuda a no pensar tanto.

Conclusión

Las güevonadas, las veces en las que nos detenemos a perder el tiempo, son una actividad importante en nuestras vidas. A veces, no tomarse el tiempo para hacer nada puede conducirnos a un camino de creatividad y descanso que puede ser muy beneficioso para la vida cotidiana. Así que no sientas miedo de perder el tiempo de vez en cuando, pues esa puede ser la clave para mantener una buena salud mental.