Bromas sencillas para hacer en el trabajo sin ofender a nadie

¡Bienvenidos todos al universo del humor en el lugar de trabajo! La dinámica laboral puede ser un poco abrumadora a veces, pero una buena risa con nuestros compañeros de trabajo puede ser la clave para un día exitoso. En este artículo, te mostraremos algunas bromas sencillas que puedes hacer en el trabajo sin ofender a nadie.

Qué hay que tener en cuenta antes de hacer una broma en el trabajo

Antes de empezar a compartir risas con tus compañeros, es importante tener en cuenta distintos elementos al momento de hacer una broma en el lugar de trabajo.
  • El momento y el lugar son fundamentales. No es recomendable hacer bromas en momentos inapropiados, como en una reunión importante o en el medio de una presentación de trabajo.
  • Conoce tu audiencia. Conocer a quiénes le gustan las bromas y a quiénes no, es crucial. No querrás ofender a nadie o hacer una broma inapropiada.
  • Ten en cuenta el tono y el lenguaje de las bromas. No querrás parecer poco profesional o irrespetuoso en tu lugar de trabajo.
  • ¡Que sea divertido! El objetivo de una broma es hacer reír y entretener a otros, así que asegúrate de elegir algo que sea gracioso, pero no ofensivo.

Bromas para hacer en el trabajo sin ofender a nadie

Broma con el teclado

Esta broma es súper sencilla y puede dar origen a una garganta de risa. Todo lo que necesitas hacer es pegar una pequeña pieza de papel sobre la parte inferior del mouse de tu compañero de trabajo. De esta manera, el mouse no funcionará y tu compañero pensará que está fallando. Para solucionar el problema, simplemente debe retirar el papel que tú has colocado ahí.

Broma con el post-it

Para este tipo de broma, necesitas una gran cantidad de post-it. Toma los post-it y cubre todo el escritorio de tu compañero de trabajo. Hazlo durante su hora de almuerzo y asegúrate de haber escondido sus cosas en algún lugar seguro. Es importante que al momento de hacer esta broma, tú estés presente para presenciar su reacción sorpresa.

Broma del "cafecito caliente"

Esta broma es un clásico en las oficinas en todo el mundo. Todo lo que necesitas hacer es pegar un pequeño trozo de papel debajo de la taza de café de tu compañero de trabajo. Cuando levanten su taza, leerán la burla, que típicamente incluye la frase 'Tienes un trasero bonito' o algo así. Lo más probable es que tu compañero de trabajo grite y alce las manos en señal de sorpresa al descubrir el mensaje.

Broma del ventilador de papel

En esta broma necesitarás un ventilador de papel y un compañero de trabajo que no tenga miedo de los insectos. Primero, envuelve el ventilador de papel en un pequeño pedazo de papel en forma de cucaracha o ratón. Colócalo en el escritorio o en el lugar donde tu compañero trabaja y espera a que lo descubra. Las risas están aseguradas.

Broma de los lentes desaparecidos

Espera a que tu compañero de trabajo se aleje de su escritorio y rápidamente esconde sus lentes entre algunos papeles en su escritorio o en un cajón. Espera hasta que empiece a buscarlos. Si eres un compañero de trabajo atento, puedes devolver los lentes antes de que esté demasiado frustrado. Después de todo, no queremos ofender a nadie.

Conclusión

En el ambiente laboral, una pequeña risa puede hacer una gran diferencia. Como hemos visto, hacer una broma en el trabajo es posible, siempre y cuando se haga con precaución, respeto y sin ofender a nadie. Los casos mencionados previamente son ejemplos de algunas bromas sencillas que puedes hacer en tu lugar de trabajo. En caso de que no sepas cuál hacer, simplemente usa tu sentido del humor y diviértete. ¡Feliz broma!