Aprende a ser un experto en procrastinación

Introducción

¿Alguna vez te has visto en la situación de tener tareas pendientes pero prefieres dejarlas para después? Si es así, no te preocupes, eres uno más en el mundo de la procrastinación. Este hábito, considerado por muchos como un vicio, se ha convertido en una forma de vida para aquellos que no quieren enfrentarse a sus responsabilidades. Pero no te preocupes, en este artículo te enseñaré cómo convertirte en un experto en procrastinación.

¿Qué es la procrastinación?

Antes de empezar a hablar sobre cómo convertirte en un experto en procrastinación, es importante entender primero qué es la procrastinación. La procrastinación se define como el acto de postergar o retrasar una tarea o decisión que debe ser realizada en un momento determinado. Es un problema que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o profesión.

Por qué procrastinamos

La procrastinación puede ser causada por diferentes factores, como el miedo al fracaso, la falta de motivación o simplemente la pereza. Cuando tenemos una tarea pendiente que no nos gusta, es común que nuestra mente busque cualquier excusa para no hacerla. Esto puede ser desde revisar tus redes sociales hasta limpiar la casa. Sin embargo, estas distracciones no son más que excusas para evitar enfrentar la tarea en cuestión.

Tipos de procrastinación

Existen diferentes tipos de procrastinación, algunos de ellos son:
  • Procrastinación por culpa: Este tipo se produce cuando sentimos que no hemos hecho lo suficiente y nos culpamos por ello. Como resultado, nos sentimos frustrados y evitamos hacer lo que realmente necesitamos hacer.
  • Procrastinación "no sé cómo empezar": A veces, la complejidad de la tarea hace que nos sintamos abrumados y no sepamos por dónde empezar. En consecuencia, posponemos la tarea hasta que es demasiado tarde.
  • Procrastinación "solo un poco más": Este tipo se produce cuando estamos a punto de terminar una tarea y decidimos posponerla solo un poco más. El problema es que este "poco más" se puede convertir en días, semanas e incluso meses.

Cómo convertirse en un experto en procrastinación

Ahora que sabemos qué es la procrastinación y por qué la hacemos, pasemos a cómo convertirse en un experto en procrastinación.

Aprende a justificar tus acciones

Una de las habilidades más importantes para convertirte en un experto en procrastinación es aprender a justificar tus acciones. Esto significa que debes ser capaz de encontrar una buena razón para posponer una tarea. Puedes decirte a ti mismo que necesitas tomar un descanso o que la tarea puede esperar un poco más. Lo importante es que encuentres una justificación que te haga sentir cómodo con tu decisión.

Encuentra distracciones

Otra habilidad importante para convertirte en un experto en procrastinación es encontrar distracciones. Puedes probar diferentes distracciones, como ver un capítulo más de tu serie favorita o hacer un juego. Lo importante es que encuentres una distracción que te ayude a sentirte mejor y a olvidarte de la tarea pendiente.

Reduce tus expectativas

Reducir tus expectativas también puede ser una forma efectiva de evitar la procrastinación. Si tienes una tarea que te parece muy compleja, es natural que te sientas abrumado y no sepas por dónde empezar. En lugar de pensar en el resultado final, intenta dividir la tarea en tareas más pequeñas y manejables. De esta forma, podrás ir avanzando poco a poco y no te sentirás abrumado.

Usa el tiempo a tu favor

Por último, pero no menos importante, otra habilidad importante para ser un experto en procrastinación es aprender a usar el tiempo a tu favor. En lugar de pasar todo el tiempo posponiendo la tarea, intenta usar ese tiempo para hacer cosas que te gusten. De esta forma, no sentirás que has perdido el tiempo y estarás listo para hacer la tarea cuando se te antoje.

Conclusión

La procrastinación es un hábito difícil de vencer, pero con la práctica, puedes convertirte en un experto en procrastinación. Recuerda que es importante encontrar una justificación que te haga sentir cómodo con tus decisiones, encontrar distracciones que te ayuden a despejar la mente y reduce tus expectativas para que la tarea se sienta menos abrumadora. Con estas habilidades, podrás procrastinar con éxito y sin sentir culpa.