10 maneras de hacer reír a tu jefe para conseguir un aumento

Introducción

Todos hemos estado ahí. La cuenta bancaria baja, los gastos aumentan, y la única solución parece ser pedir un aumento de sueldo. Pero, ¿cómo se consigue uno? La respuesta puede parecer simple: simplemente debes demostrar tu valía en el trabajo y pedirlo. Sin embargo, ¿qué ocurre si no te sientes seguro al pedir un aumento? ¿Qué ocurre si temes que pedir un aumento sea visto como una falta de respeto o incluso peor, puedes perder tu trabajo? Esta es la razón por la cual hemos creado esta lista de 10 maneras de hacer reír a tu jefe para conseguir un aumento.

1. Conviértete en el cómico de la oficina

Empezaremos con la opción más evidente. Si quieres hacer reír a tu jefe, entonces tienes que ser gracioso. Si estás en una empresa donde el humor es bien recibido, hacer reír a tu jefe puede ser una forma efectiva de demostrar tu inteligencia, tu creatividad y mejor aún, tu disposición a tomar riesgos y perseguir un objetivo común. Pero ten en cuenta que el humor es subjetivo y si no estás seguro de si tu jefe es un fan del humor, es posible que desees probar otras opciones.

2. Involucra a tu jefe en las redes sociales

Las redes sociales son un gran lugar para encontrar contenido divertido e interesante para compartir con tu jefe. Compartir memes, vídeos graciosos o fotos chistosas puede dar lugar a conversaciones informales con tu jefe que pueden terminar con una risa. Pero cuidado, no compartas nada que pueda ofender o incomodar a alguien en la oficina.

3. Haz que tu jefe forme parte de las bromas de la oficina

Si tienes empleados que se llevan bien, es probable que haya algunas bromas dentro de la oficina de las que tu jefe no se siente incluido. Habla con tus compañeros de trabajo y planifica una broma en la que tu jefe sea el destinatario. Asegúrate de elaborar la broma de tal manera que sea inocente, divertida y un poco tonta, no querrás cruzar la línea y hacer que tu jefe se sienta incómodo.

4. Jueguitos

Los juegos pueden ser una forma divertida de afianzar la relación con tu jefe. Si tu jefe es un fanático del baloncesto, invítale a jugar un partido con tu equipo en un día libre. Si es un jugador de videojuegos, invítale a una partida y asegúrate de dejarle ganar. El punto es hacer algo relajante y divertido que los demás empleados no se puedan permitir y así afianzar la relación.

5. Encuentra su lado cómico

Sabemos que cada persona tiene su lado cómico, y no todas las bromas son para todos; descubre lo que hace reír a tu jefe y utilízalo a tu favor. La próxima vez que tengas una reunión, utiliza su humor para hacer que la sala se ría. Un jefe que se siente comprendido y aceptado por su equipo, es un jefe feliz.

6. Haz que el día laboral sea divertido

Incluso si tu jefe no es particularmente aficionado al humor en su trabajo, es importante crear un ambiente de trabajo que no sea excesivamente serio. Propón actividades o eventos que incluyan la diversión como objetivo; esto demostrará que valoras el buen ambiente entre los compañeros y te preocupas por su bienestar.

7. Utiliza una pizarra humorística

¿Por qué no tener en la oficina una pizarra de humor? Puedes escribir en ella puntos culminantes de la semana, noticias interesantes, citas chistosas o historias graciosas sobre la oficina o la vida en general. Hay muchas cosas que pueden ser escritas en una pizarra humorística divertida y no ofensiva, para aligerar la carga del trabajo.

8. Haz reír a tu jefe con una competencia de chistes

Si hay algo que puede hacer a cualquier persona reír, es un buen chiste. Proponte organizar una competición de chistes en la oficina, implicando a todos los compañeros en una batalla hasta el último chiste. Incluso si tu jefe no es un participante activo, será una buena manera para que te recuerde y sepa que piensas fuera de la caja para crear buenos ambientes.

9. Ajusta tus propias dotes personales

Si el humor no es exactamente lo tuyo, no te preocupes. Aún puedes encontrar una manera de hacer reír a tu jefe. Piensa en tus habilidades personales como, cantar, hacer imitaciones, bailar, hacer trucos de magia, o cualquier otra habilidad que tengas. Puedes preparar una pequeña actuación para un evento o para la reunión de la empresa. Saber que tú tienes habilidades de una manera creativa y divertida será suficiente para hacer que tu jefe te tenga en cuenta por algo diferente y que valora como un buen detalle.

10. Párate frente a tu jefe y enganchalo con una broma sencilla y efectiva

Si todo lo demás falla, haz como los grandes comediantes: Lanza un golpe de efecto sin previo aviso. Busca el momento justo, lanza un chiste sobre una situación actual o algo que haya ocurrido ese día en la oficina. Si tu jefe no es muy reacio a prestar su atención en otro nivel, quizás lo sorprendas y haga que se ría a carcajadas. La idea es que al final, tu jefe no sólo se sienta feliz, sino que también te vea como alguien que aporta diversión en el trabajo.

Conclusión

En resumen, hacer reír a tu jefe no es sólo fácil, sino que también puede ser una manera efectiva de conseguir un aumento. Si estás buscando una forma de destacar en el trabajo y de enseñar tu personalidad positiva y amigable, prueba con una de las 10 maneras listadas arriba para demostrar que tienes la capacidad de sacar una sonrisa incluso a tus superiores.