Güevonadas que no creerás que realmente funcionan

¿Quién no ha caído alguna vez en la tentación de probar una de esas trucos o consejos que nos venden como la solución a todos nuestros problemas? Seguramente todos hemos caído en esta trampa alguna vez, y aunque en la mayoría de las ocasiones acabemos siendo escépticos ante estas supuestas maravillas, lo cierto es que en ocasiones nos podemos llevar una sorpresa.

Champú para el coche

Empezamos con una de las más curiosas: limpiar el coche con champú. Sí, como lees. En lugar de utilizar productos específicos para la limpieza de vehículos, algunos defensores de esta técnica aseguran que un buen champú de uso diario es igual de efectivo. ¿La razón? Los componentes de los champús están especialmente diseñados para romper la suciedad y la grasa, por lo que no hay por qué dudar de su eficacia. Eso sí, aunque es cierto que en algunos casos puede funcionar, lo más recomendable es utilizar productos específicos para evitar dañar la pintura del coche.

Cerveza para el pelo

Otro truco curioso que lleva años circulando por ahí es el de utilizar cerveza para dar brillo y volumen al cabello. Aunque parezca una completa locura, lo cierto es que algunas marcas de champús ya cuentan con este ingrediente en su fórmula. ¿Por qué? Porque la cerveza contiene proteínas que pueden ayudar a reparar el cabello dañado y aportar brillo y elasticidad. Pero eso sí, antes de aplicar cerveza en tu cabello, asegúrate de que es apta para el consumo humano, porque algunas marcas están hechas con ingredientes artificiales que pueden ser perjudiciales para tu salud.

Vaselina para hidratar los pies

Seguimos con otra de las güevonadas que no creerás que realmente funcionan: utilizar vaselina para hidratar los pies. Mucha gente asegura que aplicar vaselina en los pies antes de acostarse es un truco infalible para suavizar la piel y prevenir las grietas. ¿La razón? La vaselina actúa como un barrera y evita que la piel se deshidrate. Además, su textura grasa la convierte en un excelente hidratante. Sin embargo, aunque puede funcionar en ciertos casos, es importante recordar que la vaselina no es un producto específico para la piel, por lo que no se recomienda su uso en exceso.

Limpiaparabrisas con Coca-Cola

Otro truco que se ha hecho bastante popular en los últimos tiempos es el de utilizar Coca-Cola para limpiar el parabrisas del coche. ¿Por qué? La explicación parece sencilla: la acidez de la bebida disuelve la suciedad y elimina los restos de insectos y otros residuos que suelen acumularse en el cristal. Además, algunos afirman que la Coca-Cola es capaz de prevenir que las escobillas del limpiaparabrisas se estropeen. Pero no te emociones demasiado, porque aunque en algunos casos puede funcionar, lo cierto es que no es el método más recomendable, ya que el ácido de la Coca-Cola puede dañar la pintura del coche.

Pasta de dientes para arreglar arañazos

¿Tienes pequeños arañazos en la pantalla del móvil o en el reloj? Pues uno de los trucos que puedes probar es utilizar pasta de dientes. La idea es aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes en la pantalla y frotar suavemente con un paño para pulir los arañazos. ¿Funciona? En algunos casos sí, pero en otros puede empeorar la situación. Lo más recomendable es utilizar productos específicos para la reparación de pantallas o relojes, ya que estos están diseñados para no dañar los componentes electrónicos.

Conclusion

Como ves, existen muchas güevonadas que no creerás que realmente funcionan, pero que en ocasiones pueden sorprendernos. Aunque es cierto que muchas de estas técnicas no son del todo efectivas, nunca está de más probarlas (siempre y cuando no pongan en riesgo nuestra salud o la seguridad de nuestro vehículo). Eso sí, recuerda que la mejor forma de solucionar un problema es utilizando los productos específicos para ello.