boba.es.

boba.es.

Escondí el móvil de mi amiga y le hice creer que se lo habían robado

Hace unos días, decidí gastarle una broma a mi amiga. Ella es de esas personas que siempre están pendientes de su móvil y no lo suelta ni un segundo. Así que, pensé que sería divertido esconderle el teléfono y hacerle creer que se lo habían robado.

Lo primero que hice fue esperar a que ella dejara el móvil sobre la mesa para ir al baño. Fue entonces cuando aproveché y lo escondí en su bolso. Cuando regresó, fingí que no sabía nada y comenzamos a conversar como de costumbre.

Pasaron unos minutos y ella se dio cuenta de que su móvil no estaba donde lo dejó. Buscó por todos lados y no lo encontró. Fue entonces cuando comenzó a ponerse nerviosa y preocupada. Me preguntó si vi a alguien merodeando por el lugar o si había visto algo sospechoso. Yo le dije que no había visto nada.

Ella comenzó a llamar a su móvil, pero nadie respondía. Al final, decidió denunciar el robo a la policía y bloquear el teléfono para evitar que pudieran hacer uso de él. Durante todo ese tiempo, yo me mantuve callada y no dije nada.

Fue una tarde muy divertida, y aunque sabía que en algún momento tendría que revelar la broma, quise mantener la intriga durante un tiempo. Finalmente, después de unas horas, decidí confesarle a mi amiga que había sido yo quien había escondido su móvil. Al principio se enfadó un poco, pero luego se lo tomó con humor y me confesó que la broma había sido buena.

Este tipo de bromas pueden ser muy divertidas siempre y cuando se hagan con precaución y sin dañar a nadie. A veces necesitamos salir de la rutina y hacer cosas diferentes para darnos un respiro de la monotonía diaria. Además, estas situaciones nos permiten estrechar lazos con las personas con las que compartimos la broma.

Si tienes un amigo que está constantemente pegado a su móvil, te animo a que pruebes a esconderlo y ver su reacción. Eso sí, recuerda mantener la cordura y no pasarte de la raya. Al final, el objetivo de estas bromas es hacer reír y pasar un buen rato.

Es importante recordar que el humor tiene un poder increíble en nuestro estado de ánimo y en nuestra salud mental. Reír es una gran terapia para liberar el estrés y la tensión. Además, cuando nos reímos con alguien, creamos un vínculo de confianza y compañerismo.

Así que ya lo sabes, si estás aburrido y quieres pasar un buen rato, esconde el móvil de tu amigo y disfruta de la reacción. Eso sí, asegúrate de que no le causes ningún daño y que la broma sea algo que pueda tomarse con humor. ¡Diviértete!