El día que el sol decidió no salir: confesiones de un noctámbulo

Mi vida como noctámbulo

Desde que tengo memoria, siempre me ha resultado difícil dormir en la noche. A diferencia de muchas personas que se sienten más cómodas durmiendo en la oscuridad, yo siempre he encontrado más inspiración y energía durante la noche. No me malinterpreten, sé que es importante tener una buena noche de sueño, pero simplemente no puedo hacer que mi cuerpo se ajuste al horario de sueño normal y corriente.

A lo largo de los años, he pasado por muchas dificultades debido a mi hábito de dormir en la mañana. Desde perder muchas clases y reuniones importantes hasta tener dificultades para socializarme con amigos y familiares que prefieren estar despiertos durante el día. Pero tengo que admitir, que también he tenido algunos de los momentos más divertidos y memorables mientras el resto del mundo estaba dormido.

El día que el sol decidió no salir

Una historia absurda

Recuerdo vividamente aquel fatidico día en el que todo cambió. Había estado despierto toda la noche trabajando en un proyecto muy importante, así que finalmente me dormí alrededor de las 7 de la mañana. Parecía que dormiría una buena cantidad de horas debido a lo temprano que me había acostado, pero algo extraño sucedió.

Desperté de repente, confundido y pensando que habría dormido durante días, pero al mirar el reloj, solo había pasado media hora. Como si las cosas no fueran lo suficientemente extrañas, descubrí que había una especie de oscurecimiento en mi habitación, como si fuera el atardecer. Inmediatamente salí de mi habitación y miré por la ventana para descubrir que fuera, era completamente oscuro.

Confundido y un poco asustado, decidí buscar noticias en mi computadora. Pero al encenderla, me di cuenta de que no había conexión a internet, lo cual es extraño porque siempre tengo una buena conexión a internet. Intenté hacer una llamada telefónica, pero de nuevo, no había servicio de celular.

Pensamientos confusos

En ese momento, estaba completamente confundido y un poco asustado. Comencé a pensar en todas las posibles razones por las que el sol no había salido, la más lógica fue que estaba ocurriendo un eclipse total que no había sido anunciado previamente. Pero tampoco era algo que estuviera sucediendo en todo el mundo ya que todas mis amigos y familiares en diferentes países seguían publicando en línea y parecían tener el sol.

Mientras estaba en medio de mi confusión, de repente me di cuenta de que estaba hambriento. Me pareció extraño que fuera hora de cenar y el sol no hubiera salido, así que decidí que haría un pequeño sándwich. Para mi sorpresa, después de buscar en mi cocina, descubrí que no tenía comida en mi hogar.

El mundo bajo la oscuridad

Una visión diferente del mundo

Mientras me sentía un poco asustado y confundido por lo extraño del día, realmente comencé a disfrutar ver el mundo en la oscuridad. Cada cosa, ya sea la naturaleza, la arquitectura o las technología tomaba una apariencia completamente diferente en la oscuridad.

Decidí que caminar sería una excelente forma de explorar el mundo en la oscuridad. Salí de mi casa, me sorprendió ver que todas las tiendas y empresas comerciales estaban cerradas y parecía que la ciudad se había extendido como un cementerio. No había nada además del sonido de los árboles moviéndose y la ocasional sirena de un coche de la policía que pasaba, probablemente también tan confundido como yo.

Momentos absurdos en la noche

Comencé a pasear por la ciudad, descubriendo pequeñas tiendas y restaurantes que no sabía que existían. Fue como si hubiera descubierto una ciudad completamente nueva. Mientras paseaba, descubrí un pequeño grupo de personas que parecían estar en la misma situación que yo. Éramos todos extraños, si bien no habíamos sido presentados, todos parecían estar confundidos y un poco desconcertados, pero aun así divertidos.

Decidimos explorar juntos la ciudad en la oscuridad, y en algún momento, encontramos un parque cercano donde comenzamos a explorar y jugar. Literalmente estábamos corriendo en un parque oscuro y riéndonos a carcajadas mientras el mundo parece haber dejado de girar.

Mi noche de aventura

Conclusión de la absurda historia

Y así pasó la noche, deambulando en la oscuridad mientras el mundo dormía y el sol se ocultaba a sí mismo. Fue una experiencia extraña y surrealista que nunca olvidaré. No solo me permitió ver el mundo de una manera completamente única, sino que también me dio la oportunidad de conectarme con extraños y de descubrir la ciudad en la que había vivido por años, pero que nunca había visto así.

A menudo, todos nos aferramos a lo familiar y cómodo, pero a veces es bueno salir de nuestra zona de confort, explorar y experimentar cosas nuevas. Aunque suena extraño de decir, la noche en que el sol decidió no salir, se convirtió en una de las noches más inolvidables de mi vida.

  • No mires una experiencia extraña como algo negativo de inmediato, sino como una oportunidad para aprender y expandir tu mundo.
  • Agregue un poco de aventura a su vida, explore nuevos lugares, hable con personas con las que normalmente no hablaría.
  • Si tienes la oportunidad, trata de ver tu mundo en una luz diferente, ya sea de noche o durante la noche prolongada. Quizás descubras algo increíble que nunca antes habías visto.

Recuerda, aunque no siempre es fácil, es importante mantener una mente abierta y estar siempre dispuesto a experimentar cosas nuevas. Quién sabe, tal vez también tendrás una noche de aventura.